Intervenciones

Brasil: desafíos frente a lo siniestro

Por|

La nueva modalidad de golpe se da en varias etapas y está lejos de llegar a su fin. ¿Qué características de la historia brasileña transforman al país en un laboratorio del capitalismo contemporáneo y los nuevos fascismos? Para enfrentar esta situación hay que idear estrategias tanto en la esfera macropolítica como micropolítica. ¿Podremos ocupar la fábrica de mundos del inconsciente? El necesario diálogo entre movimientos para reforestar el campo subjetivo y social.

La bestial invasión de la sede de los tres poderes de la República Brasileña fue un paso más en la escalada de un movimiento de extrema derecha que empezó a mostrar su cara en 2005, durante el primer gobierno de Lula. Un movimiento resultante de la instalación en el país de la nueva modalidad de golpe, propia del capitalismo en su versión financiera, en el que confluyen el neoliberalismo y un conservadurismo de los más arcaicos y feroces. Como describo en mi libro Esferas de la insurrección [2], la nueva modalidad de golpe se da en varias etapas (la elección de Bolsonaro en 2018 es solo una de ellas) y está lejos de llegar a su fin. Desde que este escenario comenzó a establecerse, hemos estado tratando de hacer equilibrio en una cuerda floja, corriendo el riesgo de, en algún momento, patinarnos y caer en el abismo.

Primero, vivimos una tensión terrible durante esos ocho años, empeorando día a día. Luego llegó el alivio con la reciente victoria de Lula en la elección presidencial y que permaneció en el aire por algunos días. Pero la alegría duró poco y pronto fue interrumpida por la intensificación de las manifestaciones masivas de los bolsonaristas en todo el país, y sus campamentos en las inmediaciones de los cuarteles del Ejército y otras instituciones públicas (no solo militares), que adquirieron un tono más belicoso a partir del intento fallido de explotar una bomba en las afueras del aeropuerto de Brasilia. Luego vino el júbilo de la fiesta de asunción de Lula el 1 de enero y el paso de la banda presidencial por representantes de sectores sociales que siempre habían sido excluidos del banquete republicano. Esta fue la respuesta del nuevo gobierno al silencio de Bolsonaro, desde los resultados electorales, y su negativa a asumir la responsabilidad de pasar la banda presidencial, huyendo cobardemente a la Florida (paraíso favorito de los nuevos ricos de América latina), dos días antes. La escena, inédita en la historia de la República (no sólo en Brasil), da un poderoso cuerpo de imagen al hecho innegable y muy negado de que el Presidente de la República es el representante de la sociedad, abarcando todos sus segmentos. Una semana después, se dio una nueva interrupción con la invasión truculenta de la Praça dos Três Poderes, una nueva interrupción con la rápida reacción del gobierno que la desarmó con firmeza. Y la cosa sigue en esta cuerda floja cada vez más peligrosa.

La nueva modalidad de golpe se da en varias etapas (la elección de Bolsonaro en 2018 es solo una de ellas) y está lejos de llegar a su fin.

Enfrentar esta situación no involucra sólo al escenario nacional, ya que éste resulta de estrategias de un nuevo tipo (muy bien orquestadas y con cuantioso financiamiento), introducidas por el poder globalitario alcanzado por el capitalismo contemporáneo. Como comento en mi último libro, Brasil ha sido un laboratorio importante para estas estrategias, lo que fue facilitado por una característica específica de nuestra historia. Compartimos con los demás países de América la marca estructural de la fundación de nuestra existencia como nación por la empresa colonial y la violencia que le es intrínseca: el despojo de las tierras de los pueblos originarios, su genocidio, el secuestro de miles de africanos, vendidos como esclavos a los dueños de las tierras usurpadas (Brasil, por cierto, es el país que recibió el mayor contingente de africanos esclavizados y traficados, alcanzando los 4,86 ​​millones). Sin embargo, es singular la forma en que esta violencia estructural se actualiza en nuestro territorio a lo largo de su historia, además del hecho de que somos el único país del continente que jamás ha reconocido la existencia de esta violencia, ni tampoco ha dado respuestas a su altura.

Primero, tuvimos una Independencia proclamada por iniciativa del propio hijo del Rey de Portugal (que había sido nombrado Príncipe Regente de Brasil, cuando su padre, el Rey Don João VI, tuvo que regresar a Portugal a pedido de la Corte, para contener a las fuerzas liberales que encabezaron la llamada Revolución de Oporto). Bajo su regencia, entre 1821 y 1822, el Consejo de Ministros fue formado por la élite de los grandes productores agrícolas brasileños y es con su apoyo que, en 1822, Don Pedro I proclamó la Independencia de Brasil. Luego, fuimos el último país del continente en abolir la esclavitud (hacia fines del siglo XIX), y la condición de absoluta precariedad de las personas de piel negra jamás fue abolida (y así sigue siendo hoy). Lo más absurdo es que, cuando se proclamó la República, los militares responsables del golpe que acabó con la monarquía, tomando el mando del nuevo régimen (de nuevo con el apoyo de las mismas élites del agronegocio), unos pocos años después pasaron el mando a estos grandes terratenientes, como una forma de “indemnizarlos” por haber perdido a sus esclavos. Y mientras lxs negrxs seguían siendo ignorados, abandonados a su suerte, sin ningún tipo de apoyo, el gobierno (supuestamente republicano) ofreció tierras, equipos, semillas para sembrar y todas las facilidades a cinco millones de europeos (en su mayoría campesinos pobres), cuya inmigración fue financiada por el gobierno brasileño como parte de un proyecto que aspiraba al “blanqueamiento” de nuestra sociedad. Luego, ya en el siglo XX, hubo una serie de dictaduras, al final de las cuales los responsables de las atrocidades cometidas por estos regímenes siempre fueron amnistiados (un pacto perverso disfrazado bajo la máscara de la cordialidad que supuestamente caracterizaba a los brasileños), al contrario de lo que pasó en algunos países vecinos, como la Argentina, por ejemplo. En este sentido, vale la pena ver la película Argentina, 1985 (dirigida por Santiago Mitre) que muestra cómo los fiscales lograron juzgar y detener a los responsables de las violencias espantosamente perversas cometidas por la dictadura en ese país. Vemos en esa película cómo ese juicio fue ampliamente compartido por la sociedad, pero lo que el film no muestra es el vigoroso movimiento social que lo precedió exigiendo ese castigo, que es lo que le dio sustentación a los fiscales y les permitió condenar a los militares, y así someter a las Fuerzas Armadas al poder civil, un hecho sin precedentes en la historia, no solamente en dicho país, sino también de todo el continente. Aquí en Brasil, nada.

Haber dejado impune esta serie de violencias significó que los traumas que provocaron (y siguen provocando) nunca fueron elaborados. La consecuencia de esto es que esas infinitas heridas siguen abiertas, encapsuladas en la memoria corporal de los brasileñxs, junto con sus respuestas inadecuadas (respuestas reactivas resultantes de la imposibilidad de acceder a ellas). Esas heridas se vuelven a infectar en situaciones de crisis, como la que está ocurriendo ahora, produciendo estallidos de reactividad en masa. Por eso, somos mucho más vulnerables a la nueva modalidad de poder del sistema capitalista, que ha mejorado su maquinaria de producción de subjetividad, cuya manifestación extrema podemos llamar fascista por el tipo de dinámica que la caracteriza, aunque es diferente de lo que fue el fascismo histórico, debido a las diferencias en los respectivos contextos. Una de estas diferencias más evidentes es el avance de las tecnologías de comunicación, y por tanto de manipulación, que se han vuelto altamente sofisticadas y mucho más eficaces. Tales tecnologías crean igualmente las condiciones para la gestión globalitaria de esta máquina algorítmica infernal, adaptada a las especificidades no solo de cada país bajo su dominio, sino también de los diferentes grupos que componen sus respectivas sociedades.

Hay infinitas heridas abiertas, encapsuladas en la memoria corporal de los brasileñxs.

En cuanto a nuestra especial vulnerabilidad frente a las estrategias de poder del capitalismo contemporáneo, vale la pena señalar que, por primera vez en la historia, hay indicios de que esto comienza a ser abordado. Me refiero al lema “Sin amnistía” (#SemAnistia), bandera de una campaña masiva que se desató en las redes sociales, poco después de la toma de posesión de Lula, intensificándose tras la truculenta invasión a los edificios de los poderes de la República. Parece surgir, finalmente, una respuesta de la sociedad al pacto de impunidad que impregna la historia del país; el comienzo de un movimiento para sanar las heridas supurantes que nos hacen tan vulnerables a la violencia. En sintonía con este grito popular, el recién inaugurado gobierno tomó varias iniciativas para investigar y detener a los responsables de los hechos [4].

Cuando se produjo el vandalismo que tomó por asalto los edificios de los Tres Poderes de la República, ya estábamos en esta situación compleja y de alta tensión y sabíamos que sería muy difícil para el gobierno de Lula manejarla. En el plano nacional, deberá esquivar maniobras de opositores muy hostiles a sus proyectos (instalados en el Congreso, en las Fuerzas Armadas, en la Policía Federal y en el Poder Judicial, entre otros, con la complicidad activa de una parte importante del empresariado nacional, especialmente los empresarios del agronegocio que han estado en el poder desde la Proclamación de la Independencia). Esta es la razón por la cual Lula tuvo que establecer una política de amplias alianzas. En el plano internacional, aunque, por ahora, Lula cuenta con el apoyo de gobiernos que no están alineados con la nueva extrema derecha, las fuerzas internas en su contra cuentan con el apoyo de esa derecha organizada globalmente (que incluso puede salir victoriosa en las próximas elecciones en países que hoy apoyan al actual gobierno brasileño).

Y el desafío no termina ahí: además de enfrentar estas fuerzas en la esfera macropolítica, Lula tendrá que lidiar con el ascenso del fascismo en la sociedad brasileña, lo cual no se limita a idear estrategias de acción en la esfera macropolítica, sino que también implica la esfera micropolítica. Me refiero a la esfera del régimen inconsciente colonial-racial-patriarcal-capitalista, la fábrica de mundos cuya maquinaria (abordada en el libro mencionado y reelaborada en un ensayo publicado más recientemente [3]) es responsable de la producción y reproducción de un cierto modo de subjetivación y sus formaciones en el campo social, que tienen en el fascismo la manifestación más grave de su patología. No es algo obvio deshacerse de la subjetividad fascista, que ya afecta a casi la mitad de la sociedad brasileña, proporción claramente expresada en los resultados de las urnas. Es cierto que no todos los que votaron por Bolsonaro en 2022 se identifican con los actos terroristas que se han repetido y que culminaron en la invasión de Brasilia. Sin embargo, se identifiquen o no con este extremismo, la mente de muchos de ellos se ve invadida por una especie de colapso cognitivo que, con mayor o menor gravedad, los mantiene alejados de la realidad, atrapados en relatos paranoicos cercanos al delirio. Entre los más fanáticos, llegando a la convicción de que la Tierra es plana, y que el hecho de que nos hicieran creer que es redonda sería parte de “la conspiración” (que insisten en llamar comunista, nombre genérico que le dan a sus otros, en los cuales proyectan la figura del enemigo).

Lula tendrá que lidiar con el ascenso del fascismo, lo cual no se limita a idear estrategias de acción en la esfera macropolítica, sino que también implica la esfera micropolítica.

La estrategia de enfrentamiento en esta esfera consiste en ocupar la fábrica de mundos y tomar el control de su gestión de manos del régimen inconsciente dominante. Cumplir con esta tarea no es ni un poco evidente, ya que requiere un trabajo complejo y sutil que implica, en primer lugar, liberar nuestra propia subjetividad del poder de ese régimen que la produce, teniendo entre sus rasgos característicos, un blindaje narcísico respecto del otro. Convertimos al otro en una pantalla de proyección de representaciones supuestamente universales, que componen el imaginario producido por uno de los engranajes de la maquinaria de este régimen inconsciente. Son estas representaciones las que tomamos como guía para nuestras acciones, en lugar de guiarnos por los efectos de la presencia viva del otro en nuestros cuerpos, una presencia que comienza a componernos y que, si se toma en cuenta, nos transformaría, así como transformaría el ecosistema ambiental, social y mental del que somos parte. Ya sean las representaciones “malas” de los sujetos de derecha, que demonizan al otro, o las “buenas” de los izquierdistas, que lo idealizan, ambas están igualmente marcadas por la falacia de que existiría una supuesta jerarquía entre distintos grupos humanos. La diferencia entre estos dos tipos de representación del otro se limita a una mera inversión de signos en esta supuesta jerarquía, que fue establecida a finales del siglo XV, cuando se empieza a aplicar la noción de raza a la especie humana. Tal noción se basa en marcadores no sólo del color de la piel y del origen étnico, sino también del llamado género (otros inventos tóxicos en este mismo contexto), a los que se suman marcadores de clase, a partir de la revolución industrial a fines del siglo XVIII. La invención de la jerarquía racial vino acompañada de otra idea perversa de que nuestra especie seguiría una línea evolutiva única y universal (de ahí la idea de progreso), en cuya cúspide estaría el modo de existencia del europeo blanco, macho de las élites coloniales, hoy élites del mercado financiero que, no por casualidad, llamamos mundo desarrollado. Las fake news de esta jerarquía racial naturalizan y justifican (micropolíticamente) la cartografía dominante en la esfera macropolítica: la explotación de todos aquellos que supuestamente estarían ubicados en sus escalafones inferiores, así como la inequidad en la distribución de los derechos de acceso a bienes materiales e inmateriales, en el límite del mismo derecho a existir.

Debemos ocupar la fábrica de mundos y tomar el control de su gestión de manos del régimen inconsciente dominante.

A esta dificultad se suma el hecho de que, contrariamente a la experiencia acumulada de resistencia en la esfera del ámbito macropolítico, el activismo micropolítico es relativamente reciente en la historia del Occidente moderno, lo que hace que esta tarea sea aún más desafiante. La buena noticia es que los movimientos de negrxs, indígenas, ambientalistas, feministas y disidentes de la noción de género y de las prácticas heterocisnormativas (movimientos que, en las últimas décadas, se han fortalecido mucho en todo el continente), actúan precisamente en esta esfera, además de alzar la voz en la esfera pública de la indispensable lucha contra la inequidad de derechos (su militancia macropolítica). En los movimientos negros e indígenas, específicamente, el trabajo micropolítico se ha alimentado de los principios que rigen la producción de mundos propios de sus diversas ancestralidades. Tales principios (que comparten una política ontológica similar) están siendo actualizados en el presente, lo que tiende a destituir de autoridad el principio que ordena la gestión de la producción de mundos bajo el régimen inconsciente dominante, destitución que tiene un fuerte poder de contagio.

Lo que está en juego aquí es un tratamiento clínico-político del modo de subjetivación dominante. Se trata de abrir el acceso a las sensaciones de los efectos de la presencia viva del otro (no sólo humano) en nuestros cuerpos (sensaciones que en el mencionado ensayo designo como afectos, convocando a Spinoza). La posibilidad de una construcción colectiva de mundos a la altura de las exigencias de la vida (nuestra responsabilidad ética) depende de la evaluación de estos efectos, desde el punto de vista de lo que la vida nos exige para mantener el ritmo de su fluir (evaluación que en el dicho ensayo denomino afecto, convocando nuevamente a Spinoza). Depende aún de nuestro empeño traer a la existencia lo que tal demanda nos indica, sin lo cual el proceso no se completa. El blindaje al otro nos hace sordos a tales exigencias, lo que genera las condiciones para que la vida sea desviada de su destino ético, con el fin de cafishearla al servicio de la acumulación de capital (no sólo económico y político, sino también e inseparablemente social y narcísico). Por ahí hay una posibilidad de cambio que llevará décadas, tal vez siglos, ya que curarla es nada menos que curar el trauma de la violencia colonial que nos constituye, condición para una transfiguración efectiva de nuestra realidad cultural y política.

El 11 de enero de 2023, hubo un nuevo momento de alegría en la cuerda floja que venimos caminando en marchas y contramarchas: se inauguraron dos nuevos ministerios en el gobierno de Lula, que representan un hito muy importante en nuestra historia: el Ministerio de la Igualdad Racial y el Ministerio de los Pueblos Indígenas, que estará bajo el mando de dos mujeres, respetadas pensadoras y activistas. Ellas son, respectivamente, Anielle Franco (negra, hermana de la activista Marielle Franco, concejala carioca asesinada en 2018) y Sônia Bone de Sousa Silva Santos (conocida como Sônia Guajajara por ser originaria del pueblo indígena con ese nombre). No por casualidad, el vandalismo del domingo 8 de enero de 2023 se produjo en vísperas del acto previsto para la asunción de las dos nuevas ministras en el Palacio del Planalto, lo que obligó a aplazarlo dos días, cuando los espacios en el edificio ya estaban restaurados (lo que, por cierto, sucedió en un tiempo record). Esto hizo que la ceremonia fuera aún más emocionante. Si se trata de un avance innegable en la lucha contra el racismo en la esfera macropolítica (resultante de los movimientos indígenas y negros, especialmente de las mujeres involucradas en ellos), es necesario que esto sea acompañado de avances en el ámbito micropolítico. Como dice Sandra Benites, activista y curadora de origen guaraní, “son dos los muros que hay que derribar”.

La creación del Ministerio de la Igualdad Racial y el Ministerio de los Pueblos Indígenas es un avance innegable en la lucha contra el racismo.

Como muchos latinoamericanos, hoy mi deseo está totalmente investido en el diálogo con los activistas de los movimientos antes mencionados y su pensamiento. En este diálogo, a partir de diferentes experiencias y lenguajes, compartimos nuestras diferentes formas de ejercer el combate micropolítico, que (no sin fricciones y gracias a su confrontación) va generando transmutaciones en nuestras respectivas subjetividades, especialmente en las formas de relacionarnos con el otro, más precisamente, con la vida del ecosistema y sus oscilaciones. Esto es lo que ha permitido que muchos de nosotrxs no sucumbamos ante el desastre que estamos viviendo y logremos mantenernos activxs. Mi intuición es que este giro micropolítico en proceso logrará, a largo plazo, o mejor dicho, en el larguísimo plazo, establecer una nueva política de formaciones del inconsciente en el campo social (en otras palabras, una nueva política ontológica), que incluye nuevas formas de gobernabilidad, a ser sustentadas en un proceso continuo de creación colectiva, en sustitución del llamado “pacto social” que nos fundó. Un pacto basado en un consenso entre los intereses de las élites, que además de ignorar los intereses de otros segmentos sociales, en la esfera macropolítica, bloquea los procesos de creación en el ámbito micropolítico, asfixiando todo lo que se le escapa.

En definitiva, mi intuición es que, paralelamente al paisaje que estamos viviendo, está en marcha la reforestación de los campos subjetivo y social. En esta operación, de a poco va siendo sustituido el monocultivo que ha sido impuesto desde la fundación colonial de Brasil, sometiendo la vida para ponerla al servicio del capital. Si bien es cierto que esta tarea ha enfrentado muchas barreras (y, sin duda, las seguirá enfrentando por mucho tiempo, con distintos grados de violencia, cuyo límite es el exterminio), lo que nos ha mantenido con aliento es que, según todo indica, parece haber algo irreversible en el aire.

Traducción: Cecilia Palmeiro


[1] Versión revisada y ampliada (con traducción de Cecilia Palmero) del texto publicado originalmente en la revista CTXT Contexto y acción (número 292, Madrid: enero de 2023). La presente versión fue publicada en portugués en el blog de Outras Palavras, Jornalismo de Profundidade e Pós-Capitalismo, el 20/01/2023 (accesible en https://outraspalavras.net/descolonizacoes/suelyrolnik-para-o-brasil-esconjurar- o- fascismo/ ) y en el blog  Laboratorio de Sensibilidades (accesible en https://laboratoriodesensibilidades.wordpress.com/2023/01/22/brasil-desafios-frente-ao-sinistro-por-suely-rolnik-versao-revisada-e-ampliada/ ) y en el blog  Laboratorio de Sensibilidades (accesible en https://laboratoriodesensibilidades.wordpress.com/2023/01/22/brasil-desafios-frente-ao-sinistro-por-suely-rolnik-versao-revisada-e-ampliada/ ). Pronto estará igualmente disponible en francés (en el sitio web Chimères - Révue des schizoanalyses).

[2] Rolnik, Suely, Esferas de la insurrección. Apuntes para descolonizar el inconsciente. Buenos Aires: Tinta Limón ediciones, 2019). Publicación original en portugués: Esferas da insurreição. Notas para uma vida não cafetinada (São Paulo: ediciones n-1, 2018; edición agotada). En 2023 se publicará una edición revisada de este libro, basada en la revisión realizada para su publicación en Inglaterra (Spheres of insurrection. Notes on decolonizing the unconscious. Londres: Polity Press, 2023; prólogo de Stefano Harney y texto de portada de Verónica Gago). El libro también fue publicado en Portugal, con el título Esferas da insurreição. Apuntes para una vida no chulada (Lisboa: editorial Teatro Praga /Sistema Solar, 2020).

[3] Rolnik, Suely. “As aranhas, os Guarani e os Guattari. Outras notas para uma vida não cafetinada”. In: Psicanálise e Esquizoanálise: diferença e composição (São Paulo: n-1 edições, 2022). [“Las arañas, los Guaraníes y los Guattaries. Otros apuntes para una vida no cafisheada”. En Psicoanálisis y Esquizoanálisis: diferencia y composición, traducción libre]. Una versión revisada y ampliada de ese ensayo será publicada en libro, en Brasil, por la misma editora, en 2023.

[4] En el desmantelamiento de los actos de vandalismo por parte de la Policía Federal, fueron detenidos 2.090 extremistas de la nueva ultraderecha (de los cuales 54 se habían postulado a cargos públicos en las últimas elecciones) y, hasta el momento (20/01/2023), 1.028 permanecen en prisión, mientras que una parte de los que fueron liberados están en prisión domiciliaria con tobilleras electrónicas. Poco después, el gobernador del Distrito Federal fue destituido de su cargo y está siendo investigado, y su secretario de Seguridad Pública (que ya había sido despedido por él tras los hechos) tuvo que regresar de Miami (a donde había huido para reunirse con el ex presidente, dos días antes de la invasión) para responder a una investigación y está preso). En seguida, el gobierno abrió investigaciones penales y órdenes de busca y detención, así como la prisión de los presuntos responsables de los hechos, como sus financiadores, a quienes se les bloqueó parte de sus bienes. El Comandante del Ejército fue despedido, así como hasta el momento fueron despedidos 46 militares que trabajaban en la coordinación de la administración del Palacio da Alvorada o en el departamento de residencia y 38 militares que trabajaban en la GSI (Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia), y también hubo reformulaciones en la Policía Federal (PF) y en la Policía Federal de Rutas (PRF) en varios estados.

image/svg+xml Tinta Limón Ediciones Tinta Limón Ediciones

Hacé un aporte por este artículo

 Agradecemos el aporte que puedas realizar para acompañar a nuestro proyecto editorial autogestivo y a todas las personas que hicieron posible este material.

Seleccionar monto

Selecciona una moneda

El pago será procesado a través de La Periférica Distribuidora.