Reseñas

Crisis y alternativas en los limites del modo de vida imperial

Por|

Recorre el mundo un silencioso sentimiento de desesperanza hacia el futuro. La pandemia es tan solo un agregado en la intuición colectiva de agotamiento. Ante esto, el peligroso vaticinio de destrucción planetaria no hace más que sepultar el entusiasmo de los pueblos en la desilusión. Como bien lo advirtió Oscar Wilde, “Un mapa del mundo que no incluya la utopía, no vale la pena ni siquiera echarle un vistazo”. No es el caso de este trabajo. En los siete capítulos que componen el libro encontraremos una explicación conceptual de lo que Ulrich Brand y Markus Wissen han denominado Modo de vida imperial, la crisis de este modo de vida, su historia, las alternativas que los capitalistas piensan para salvaguardarlo y por último, la resistencia, las creaciones populares que podrían re-instituir el mundo bajo un modo de vida diferente, radicalmente diferente.

Introducción

Desechos tecnológicos en Ghana, mano de obra barata en el sudeste asiático, Automóviles utilitarios, sumideros de CO2 o miles de inmigrantes muertos en el mar Mediterráneo, se nos presentan como fenómenos desarticulados en donde las culpas suelen recaer exclusivamente en estructuras sociales sub-desarrolladas, guerras étnicas o gobiernos corruptos que desprecian el medio ambiente. Sin embargo, la coherencia sistémica de estos actos queda al descubierto en el análisis que nos comparte el libro.

Los autores indagan en las estaciones de origen, funcionamiento y formas de perpetuación de la hegemonía del modo de vida en los países del Norte global y gran parte de la clase media mundial en la sociedad actual, relacionando las practicas cotidianas con las “relaciones de poder a nivel nacional e internacional que perpetúan la relación de dominio entre el hombre y la naturaleza”(Brand y Wissen, 2021, P.43)i, con el objetivo de mostrarnos al menos cuatro aspectos centrales: Como se produce la normalidad ignorando la destrucción en la que se basa, de que manera esto puede efectivizarse en el marco de una crisis económica, ecológica, de representación y civilizatoria y el porque esto es expresión de las contradicciones e incongruencias del modo de vida imperial. Por ultimo, que alternativas se nos presentan para la superación de este modo de vida.

Modo de vida imperial y la externalización de la barbarie

La vida cotidiana en los países del Norte Global, sus formas de producción y consumo hacen a un escenario bastante amplio de bienestar para sus ciudadanos. Viajes de verano, moda, góndolas repletas con productos de todo el globo, automóviles deportivos, calles limpias o arreglos florales en parques, hacen a una experiencia de comodidad, limpieza, consumo y seguridad, a la par de que ignora el entramado de relaciones sociales que sustentan su existencia. Es aquí donde el concepto central del libro se pone en marcha para desnudar las condiciones sociales que producen este modo de vida.

El modo de vida imperial es definido como aquel que *“*expresa normas de producción, distribución y consumo profundamente arraigadas en las estructuras y prácticas políticas, económicas y culturales cotidianas de la población en el Norte global, y cada vez más también en los países emergentes del Sur global” (P.74) Este modo de vida actuá como racionalidad incorporada, lo que implica una profunda relación entre lógica cotidiana y estructuras sociales de dominación.

Nacido en épocas de bienestar y madurado en la violencia neoliberal, la cotidianidad del Norte ha puesto cerrojos a lo imaginable. El libro nos acerca a un recorrido histórico de este modo de vida y en donde podemos observar los puntos centrales para reflexionar sobre las condiciones que precipitan el estadio critico actual.

Los autores sostienen que este modo de vida solo es posible mediante la externalización de los costos ecológicos y económicos hacia los países del sur. Es la posibilidad de explotar más barato a los trabajadores, contaminar el aire y el agua o acaparar tierras en otros países lo que posibilita la existencia del modo de vida imperial. La procedencia de las mercancías que embellecen la cotidianidad del norte no importan, porque la muerte, la miseria y la contaminación están escondidas en otras vidas, lejos del alcance de la experiencia corporal de los sujetos que habitúan el modo de vida. El caso de los automóviles utilitarios como muestra de estatus, masculinidad y protección individualista ante un mundo en crisis, constituye un señalamiento sumamente interesante del libro en la expansión global del modo de vida, desde donde Ulrich y Markus muestran la combinación entre el universo simbólico del modo de vida imperial y las consecuencias materiales que produce la producción masiva de automóviles

Sin embargo, la operación de venta de una cotidianidad confortable a los países que reciben la externalización de los costos, esta generando el crecimiento de practicas de producción, consumo y elevados niveles de conflictividad en los países del Sur que hacen suyas las características del modo de vida imperial, con la salvedad de que estos no tienen las mismas condiciones para externalizar sus costos.. Esto, ademas de cumplir con el objetivo de desigualdad, jerarquización, contaminación y opresión, también actuá desde la operación hegemonica, ya que este “estabiliza las sociedades socialmente desiguales en la medida y por el tiempo que la riqueza de las clases superiores les parezca a los subalternos una promesa que, al menos en parte, se puede cumplir”. (P.93)

Este escenario presenta un problema al corazón del modo de vida por el simple hecho de que la crisis ecológica y económica mundial no podría sostener los niveles de productividad necesarios sin externalizar la catástrofe. Esta contradicción constituye un señalamiento central en la reflexión de los autores. El modo de vida imperial actual no puede generalizarse.

La crisis ecológica y económica mundial no podría sostener los niveles de productividad necesarios sin externalizar la catástrofe.

La crisis ecológica, económica y de representación a la que asiste el mundo produjo la emergencia de una caballería militarista, fascista, antifeminista y violenta que pretende defender contra todo el modo de vida imperial. Las derechas triunfan en múltiples países y las izquierdas tradicionales conciliadoras y temerosas muestran altos grados de impotencia para la generación de alternativas. La mayoría de ellas, con discursos piadosos a las elites, pretenden transformaciones productivas en el marco de las economías liberales. Algunos sectores de la burguesía en cambio, poco conservadores como lo marca su espíritu histórico, avanzan en el debate sobre posibles salidas a la crisis. La propuesta mas difundida pasa por la creación de un camino hacia un capitalismo sustentable bajo lo que los autores llamas “Economía Verde”.

De verde a podrido, las claves de una alternativa inmadurable

“Y un empresario verde, de verde corazón nos da energía verde, verde como el sol. Beneficios verdes, nucleares verdes, eléctricas verdes como el trigo verde y el verde limón”. Evaristo Paramos.

Los principales centros capitalistas son conscientes del aumento en las contradicciones en donde se asienta el modo de vida imperial. La capacidad para externalizar los costos de desarrollo, ecológicos y políticos hacia el Sur son cada vez mas limitadas. La crisis múltiple define los horizontes de posibilidad para su superación. En este contexto, Brand y Wissen hacen una excelente critica a las teorías que desde la sustentabilidad pregonan un capitalismo verde sin modificar las relaciones sociales de producción.

Sigilosa revolución pasiva se gesta en los despachos de la intelectualidad burguesa. Las recomendaciones pasan por el enverdecimiento de las economías y por la financiarizacion de la naturaleza en su conjunto bajo la promesa de que una revolución tecnológica superara la crisis. Un movimiento de modernización hacia formas de producción más ecologicas, energias renobales y reciclado, podrían abrir paso a un sinnúmero de valores de uso que impulsarian nuevos sectores industriales. Y ligado a la financiarización, el capitalismo verde pretende además, ingresar al proceso de valorización elementos antes no explotados mediante la preservación de selvas, modificaciones genéticas o control de sumideros. El capitalismo verde, que no es más que la desesperada búsqueda de salidas a la cirisis neoliberal, ha entrado de esta manera en el terreno de la ilimitación. Todo es valorizable para el modo de vida imperial en tiempo de crisis. Así como de los laberintos se sale por arriba, de la crisis múltiple el capitalismo verde propone expandirse, alcanzar cada aspecto de la vida y la naturaleza para sobrevivirse. Esta macabra operación de valorización esta apoyada en una lógica de fondo, que podríamos denominar como “Logica de compensación” en donde a la muerte generada, la contaminación producida, y los bosques quemados pueden saldarse por ejemplo, mediante el pago de una multa o reforestaciones.

El libro también señala que la promesa de modernización esconde la procedencia de sus recursos. Para la transformación energética en los países del Norte, es ineludible la explotación minera, el extractivismo y continuar con la producción de energía fósil que sirva como sustento a la producción de una economía verde. La creación de paneles solares, de campos eólicos o autos eléctricos es sostenible solo mediante la externalización de los costos ecológicos llevada a cabo en el terreno de la industria fosilista y extractivista actual. Es por ello, que pensar en una modernización verde no solo implica no cambiar las relaciones sociales de producción que hacen posible el modo de vida imperial, sino que también nos invita a partir del reconocimiento de que una transición hacia una economía verde debe partir desde la miseria, empobrecimiento y contaminación en los países del sur para concretarse.

Una modernización verde no solo implica no cambiar las relaciones sociales de producción que hacen posible el modo de vida imperial, sino que también nos invita a partir del reconocimiento de que una transición hacia una economía verde debe partir desde la miseria.

“A final de cuentas, el capitalismo verde no será la herramienta adecuada para manejar la crisis ecológica de manera eficiente, ni para disminuir la desigualdad o crear buenas condiciones de vida para todos los seres humanos, sino que causará nuevos costos socioambientales para externalizarlos: a los trabajadores en China, África u otras partes del mundo que extraen, bajo condiciones miserables, las tierras raras u otras materias primas imprescindibles para las tecnologías “verdes”. (P.197)

Un modo de vida solidario como contrafigura al modo de vida imperial

Bajo el titulo de “contornos de un modo de vida solidario” los autores apuntan a la generación de practicas políticas que por un lado enfrenten el avance del modo de vida imperial y la destrucción ecológica, pero que ademas establezcan nuevas formas organizativas que apoyen el surgimiento de una subjetividad social solidaria.

Frenar los avances del neoliberalismo mediante el establecimiento de luchas defensivas contra el acaparamiento de tierras, los alcances de la propiedad privada, la violencia militar y estatal y la lucha por los servicios básicos para vida constituyen el primer punto en la observación programática del libro. En segundo lugar, si el modo de vida imperial nace de la relación entre practicas cotidianas y estructuras sociales de dominación, es fundamental transformar la experiencia corporal cotidiana de las personas. Por ello, el libro resalta la búsqueda por revolucionar las practicas de cuidado, y la defensa de la vida, la importancia de los movimientos feministas, las organizaciones de refugiados, los movimientos ecologistas y los debates sobre consumos, que hacen a la experiencia corporal inmediata de los sujetos. Esto debe estar acompañado por la disputa contra las extrenalizaciones del modo imperial, como la defensa de los derechos laborales, la transformaciones en las cadena de valor agregado y suministros que profundizan la desigualdad. En relación a ello, el libro reivindica la puesta en marcha de articulaciones internacionales que encausen una expresión política coordinada contra el modo de vida imperial. Se trata entonces, de buscar el remplazo del modo de vida imperial por un modo de vida solidario, ecológico y sustentable que debe gestarse desde la defensa de la vida, las luchas internacionales contra este modo de vida y sus formas de externalización, desde la creación de nuevas instituciones y marcos de derecho que sustituyan el dominio Estatal-Patriarcal y desde una reconversión de la experiencia cotidiana democrática, participativa y solidaria.

El libro reivindica la puesta en marcha de articulaciones internacionales que encausen una expresión política coordinada contra el modo de vida imperial.

A modo de cierre

Ronda el asco en las sociedades saqueadas del sur. La brutal represión que se ha sucedido contra el pueblo colombiano, pero que hemos visto descargarse en Ecuador, Bolivia, Chile, Brasil, Perú, entre otros países de Latinoamérica se nos presenta como la respuesta de los pueblos al intento de los diferentes estados, de activar su lógica institucional al cantar de los países dominantes. No hay dudas, la pandemia pretende servir como excusa a la aplicación espontánea de políticas de excepción o contra la excepción, dos caras de un movimiento contra la democracia. En estas, el disciplinamiento del trabajo, como lo ha demostrado la reforma laboral brasilera, el fortalecimiento de las economías extractivistas como por ejemplo el Estado argentino protegiendo a las mineras en Andalgalá, o el saqueo que pretende la reforma tributaria colombiana, trabajan desde la perversa idea de que no hay alternativas para los países del sur que acomodarse a los mandatos del mercado internacional, de mostrarnos baratos y confiable, explotables y sumisos. Las demandas para continuar el paso externalizador de la crisis hacia los pueblos del sur pasa por favorecer las condiciones sociales e institucionales para el robo, la explotación y contaminación ilimitada.

Este libro es un excelente insumo desde donde pensar la actividad de los Estados en alianza sagrada con las empresas para mantener el modo de vida de los países del Norte y podría ayudar a los movimientos sociales a afinar la alerta frente al avance del capital sobre la vida.

i Brand y Wissen (2021). Modo de vida imperial: Vida cotidiana y crisis ecológica del capitalismo. Buenos Aires. Tinta Limón.

image/svg+xml Tinta Limón Ediciones Tinta Limón Ediciones

Hacé un aporte por este artículo

 Agradecemos el aporte que puedas realizar para acompañar a nuestro proyecto editorial autogestivo y a todas las personas que hicieron posible este material.

Seleccionar monto

Selecciona una moneda

El pago será procesado a través de La Periférica Distribuidora.