Reseñas

Recuperar lo perdido

Por|

Reseña del libro "Guerras y capital. Una contrahistoria", de Maurizio Lazzarato y Éric Alliez. Según Diego Sztulwark, el libro busca ampliar el campo de saberes hasta poder incluir en una misma historia la acumulación de capital y la guerra como lógica social permanente.

La tesis de “Guerras y capital. Una contrahistoria” se desprende transparente del título mismo: ya no es posible suponer que economía y violencia estratégica sean dos dinámicas independientes entre sí. Recientemente publicado por Tinta Limón Ediciones, La Cebra y Traficantes de Sueños -con traducción de Manuela Valdivia-, este libro de 430 páginas -anterior en su escritura a “El capital odia a todo el mundo” (Lazzarato), es en realidad el estudio que respalda este ultimo ensayo y constituye el ingreso a la escena política en castellano del relativamente poco conocido Éric Alliez, compilador del extraordinario libro (jamas publicado en Argentina) “Gilles Deleuze, una vida filosófica”.

Si hablamos de transparencia es porque del título se desprende linealmente su propuesta: ampliar el campo de saberes hasta poder incluir en una misma historia la acumulación de capital y la guerra como lógica social permanente. Hay muchas maneras de practicar semejante ampliación. La más directa es leer a Marx teniendo presente la íntima relación entre lucha de clases y subsunción real del trabajo en el capital. Otra, ampliando la ciencia política en un sentido schmittiano: la crítica de la economía política ya no sería suficiente, y sería preciso mas bien incluir lo político, entendido como la guerra y las relaciones de enemistad constitutiva de la esencia del estado. Otra, volver sobre Clausewitz y sus inversiones entre fines y medios, guerra y política (asunto que los autores tratan a partir de Foucault, pero nosotros, argentinos, podemos hacer con más desarrollo a partir de León Rozitchner).

En definitiva -puesto que las tres vías resultan complementarias (en esto consiste esencialmente la tesis de Alliez y Lazzarato), y teniendo en cuenta que la economía prosigue por otros medios la guerra que pasa por el Estado, es preciso -y este “es preciso” es quizás lo mas provocador- montar un nuevo dispositivo de estudios, dicen los autores, cuyo objeto sea “la regulación de la moneda y el monopolio legítimo de la fuerza para la guerra interna y externa”, en el espacio unificado y fragmentable de la economía mundo.

La “contrahistoria” de la que hablan Alliez y Lazzarato es, pues, la genealogía de la íntima relación entre capitalismo y despojo, financierización y colonización, liberalismo y guerra. La correlación inmanente entre acumulación de capital y producción de guerras se corresponde con la creación de tecnologías que arrasan el alma, subordinando procesos cognitivos y vitales a fines económicos-políticos-militares de la máquina capitalista. Pero la máquina social capitalista no se reduce a sus aspectos técnico-cognitivos, sino que funciona racializando a las clases sociales, agrediendo a las mujeres y a todo devenir minoritario de las sexualidades y cosificando a la naturaleza.

De ahí la contra-tesis según la cual hay que vincular la historia de las revoluciones con una cierta evolución -discontinua pero persistente- de la “revolución” -las múltiples experiencias de resistencias y revueltas- como hecho bélico contra el capital, en el que se pone en juego concretamente la experimentación de máquinas de guerra anticapitalistas. El prólogo que los autores escribieron para la edición en castellano tiene el mérito de enfatizar la secuencia propiamente sudamericana de la guerra-del-capital contra la población, y recuperar, tomando seriamente la secuencia chilena abierta en 2019 como laboratorio abierto para constituir un saber vivo, políticamente activo, recapitulando toda la experiencia que -como ocurre hoy con nuestro 2001- creíamos perdida.

Foto: Lucila Chiovoloni.

image/svg+xml Tinta Limón Ediciones Tinta Limón Ediciones

Hacé un aporte por este artículo

 Agradecemos el aporte que puedas realizar para acompañar a nuestro proyecto editorial autogestivo y a todas las personas que hicieron posible este material.

Seleccionar monto

Selecciona una moneda

El pago será procesado a través de La Periférica Distribuidora.