Intervenciones

Un futuro mejor está en agenda

Por|

Mientras se define la elección presidencial en Estados Unidos, la filósofa, politóloga y docente se pregunta por qué casi tres cuartos de la población adulta vota por una reelección de Trump. También analiza la falsa dicotomía entre libertad y socialismo, planteada por los republicanos, y arriesga. “¿habría sido mejor presentar un socialista democrático real, en lugar de Biden?”. “En las ruinas del neoliberalismo. El ascenso de las políticas antidemocráticas en Occidente”, primer libro de Wendy Brown editado en Argentina, estará en diciembre en librerías.

Escribo esto mientras aún estamos esperando conocer el resultado de la elección presidencial estadounidense  del año 2020. Cinco estados –Arizona, Nevada, North Carolina, Georgia y Pennsylvania–todavía tienen que terminar de contar sus votos y puede que no completen ni certifiquen esos conteos por días. Algunos estados ni siquiera solicitan que las boletas de votación por correspondencia lleguen para su escrutinio antes del 12 de noviembre. Aunque Biden tiene un camino estrecho hacia la victoria y Trump uno aún más estrecho, tampoco sabemos qué sucederá con las impugnaciones judiciales que la campaña de Trump está presentando hoy. Estas impugnaciones intentarán, entre otras cosas, deslegitimar los votos por correspondencia, un medio de votación establecido y aceptado desde hace mucho tiempo, usado por decenas de millones de personas este año para evitar entornos sociales atestados durante la pandemia de Covid 19.

Entonces, hay mucho que no sabemos. Pero existen algunas cosas que sí sabemos, y con las que debemos contar, sin importar el resultado.

De aproximadamente 155 millones de votantes, lo cual corresponde a casi tres cuartos de la población adulta estadounidense, entre 72 y 75 millones han votado para reelegir a Donald Trump. Este es un aumento considerable sobre los 63 millones que llevaron a Trump al poder en 2016. De este modo, Trump no sólo no perdió a sus seguidores anteriores, además reclutó nueves -incluides les afroestadounidenses, latines y jóvenes blancxs-. Casi un tercio de les votantes estadounidenses afirman su presidencia y quieren más, o al menos quieren evitar fervientemente una presidencia de Biden.

¿Y qué sabemos sobre eso?

A estes votantes les gusta o no les importa que este presidente no intente liderar o reunir a la nación, sino más bien que grite, alardee, insulte y ataque como un matón indisciplinado en el patio del recreo.

Casi un tercio de les votantes estadounidenses afirman su presidencia y quieren más, o al menos quieren evitar fervientemente una presidencia de Biden.

Les gusta o no les importa que pague menos impuestos que les trabajadores y que esté en deuda con acreedores desconocides por casi 500 millones de dólares.

Les gusta o no les importa que haya fallado en cumplir las promesas de su campaña del 2016, desde un nuevo plan de atención médica, la reindustrialización del Medio Oeste y un muro fronterizo pagado por México, hasta abordar la crisis de opioides.

Les gusta o no les importa que incite a grupos de odio de supremacistas blancxs, milicias armadas de la derecha, y peligrosas teorías conspirativas vinculadas a amenazas de violencia civil extrema.

Les gusta o no les importa que más de dos docenas de mujeres lo hayan acusado de forma creíble por acoso o agresión sexual, y que habitualmente ataque a interlocutoras y opositoras con insultos misóginos.

Les gusta o no les importa que haya abordado el Covid 19 casi con indiferencia, sin consideración por la salud pública ni por los protocolos médicos; tanto que la tasa estadounidense de infección y muerte ahora está creciendo en regiones que lo apoyan y supera la de cualquier nación industrializada, ha ayudado a crear un cráter en la economía, y probablemente pronto romperá el ya sobrecargado sistema de salud estadounidense.

Les gusta o no les importa que el único paquete de rescate fiscal federal durante el Covid 19, la ley CARES, lejos de paliar las aterradoras dificultades de la clase media trabajadora, económicamente desplazada por la pandemia, constituyó la mayor redistribución ascendente de la riqueza en la historia del capitalismo, a través de recortes en los impuestos para quienes tienen mayores riquezas, y préstamos baratos sin restricciones para las corporaciones.

Les gusta o no les importa su rechazo a la emergencia climática y a las crisis ecológicas relacionadas que amenazan todo en torno al futuro.

Casi un tercio afirma o son indiferentes al hecho de que el régimen de Trump tiene todas las marcas de un nuevo fascismo

Quizás más significativamente, les gusta o no les importa el desprecio del Presidente por las instituciones, normas y prácticas democráticas. Afirman o son indiferentes al hecho de que su régimen tiene todas las marcas de un nuevo fascismo, garantizado para intensificarse en un segundo mandato. Aparte de su propia personalidad dictatorial, exhibida cuando -sin fundamento- se declaró a sí mismo el ganador de la elección en la noche del martes, éstas incluyen intentos de nombrar y controlar los tribunales y las agencias gubernamentales independientes; castigar a legisladores, gobernadores y estados enteros por falta de lealtad; ataques implacables a medios de comunicación, profesionales e intelectuales; difundir propaganda desde su oficina; usar al ejército y la policía para intimidar y sofocar la resistencia; y, por supuesto, desafiar procedimientos y resultados establecidos para las elecciones.

Pero aparte de aquelles a quienes realmente les gusta todo lo mencionado arriba -ya algunes efectivamente les gusta- ¿qué pasa con aquelles a quienes simplemente no les importa porque el régimen de Trump les ofrece algo más que les es fundamental? Aquí no hay una cuestión simple o una explicación monolítica. Para algunes, todo lo que importa es su cartera de inversiones o la factura tributaria. Para otres, es la santidad del matrimonio heterosexual o la incomparable inocencia de los fetos. Para unes pocxs, es Jerusalem o los asentamientos en Cisjordania, y aún para otres es el derecho a la posesión de armas. Y por supuesto, para muchos es su privilegio supremacista blanco y masculino puesto en peligro. Para casi todes, sin embargo, un cierto tipo de libertad está en juego. En casi todas las entrevistas con votantes de Trump antes de la elección, Biden y el Partido Demócrata fueron identificados con el socialismo y Trump con la libertad. Las campañas del GOP[1] para el Congreso insistieron en este tema: votar en contra de un demócrata era prevenir una toma socialista de la nación, ejemplificada en las primarias del DNC[2], por el “Escuadrón” en el Senado, por los supuestos marxistas que organizan Black Lives Matter[3], y por la candidata a vicepresidenta afroestadounidense que una vez respaldó el Medicare for All[4].

Sería fácil imaginar esto como un discurso de recalentamiento de la Guerra Fría, y ciertamente eso es lo que consolidó el apoyo a Trump en Miami, Florida, donde millones de cubanes aún guardan resentimiento por la Revolución de 1959. Pero la Guerra Fría apenas estaba en juego en el intento de adosar la boleta Biden-Harris al socialismo. En cambio, el peligro en ciernes es del tipo que Hayek trazó en Camino de servidumbre y Friedman describió en Capitalismo y Libertad. Este es el gigante socialista durmiendo que la derecha ve contenido en cualquier programa de justicia social (lo que la derecha llama “ingeniería social”), esto es,  en cualquier esfuerzo por compensar el acceso sistemática e históricamente desigual a la vivienda, la banca, la educación, el empleo e incluso a la votación, y la promesa por reemplazar impuestos regresivos por unos progresivos sobre la renta y la riqueza.

Este es el gigante socialista durmiendo que la derecha ve contenido en cualquier programa de justicia social.

El Obamacare[5] está identificado por el Partido Republicano con el socialismo. Fox News habitualmente hace referencia al socialismo del DNC. Y el sitio de noticias de derecha, Breitbart, identificó a “Camarada Kamala” con el comunismo, luego de que realizara un video de campaña explicando la equidad como un principio en el cual todos comienzan una competencia desde la misma línea de partida y juegan con las mismas reglas. Estas atribuciones no invocan al peligro de la represión política (aunque pueden extenderse a asociaciones con “corrección política” impuesta). Más bien, se basan en un temor de que la provisión social y la redistribución reemplacen una economía de mercado cruda (manipulada) que les seguidores de Trump han aprendido a identificar como el espacio de la autodeterminación. Pueden estar viviendo en un precipicio financiero, sobrellevando la adicción a los opioides en sus familias y comunidades, enviando a sus hijes a escuelas que fracasan y considerando la universidad como financieramente inalcanzable. Pero el mantra socialista les llena de miedo de que lo poco que tienen les será quitado por un Green New Deal[6], un Obamacare expandido, un acceso ampliado a la universidad, una reforma migratoria, y una nación menos dura y cruel con quienes vienen desde afuera, como así también con quienes -dentro del país-son humillades racial y étnicamente.

Por supuesto que lo que anima a algunes de les votantes de Trump es más crudo: racismo y xenofobia viscerales; odio a feministas, ambientalistas y élites costeras; resentimiento enfurecido por el desprecio que saben que les estadounidenses educades y cosmopolitas tienen por elles; y amor por un matón que agarra lo que quiere y ataca como le place. La pasión de todes les seguidores de Trump no puede ser explicada sólo por el neoliberalismo. Pero lo más brillante que el Partido Republicano y sus medios de comunicación auxiliares hicieron para superar el desempeño real de Trump fue adosar a los demócratas tout court al socialismo e identificar a Trump con la libertad. Fue una versión de la libertad expresada en su resistencia a los protocolos del Covid, en sus recortes sobre los impuestos a les ricxs, en la extensión del poder y los derechos de las corporaciones, y en la búsqueda de destruir lo que quedaba del Estado regulatorio y social. Fue una versión de la libertad que ya colmaba la cultura neoliberal antigubernamental y antidemocrática. Todo lo que el Partido Republicano tenía que hacer era construir sobre esto.

Una sólo puede preguntarse. Si el DNC iba a ser adosado con la etiqueta socialista, ¿habría sido mejor presentar un socialista democrático real, en lugar de Biden? ¿Esto podría haber generado una chance para enseñar a los Estados Unidos qué es realmente el socialismo democrático (¡y la libertad que presenta!), para fustigar abiertamente a la cleptocracia trumpista y no sólo a la persona, y también para estimular a las decenas de millones de millennials que alguna vez consideraron al 2020 como el año que podía producir una posibilidad de lucha para el planeta y para sus propias expectativas de prosperar? Biden se basó en la decencia, pero esa virtud anticuada no estaba exactamente en la cima de las preocupaciones de la mayoría de la gente en el siglo XXI. Para muches, un futuro mejor sí lo está.

Traducción: Sofía Benencio


[1]     Abreviatura de “Grand Old Party”, otra manera de nombrar al Partido Republicano.

[2]     Abreviatura en inglés para Democratic National Committee (Comité Nacional Demócrata).

[3]     Movimiento social originado dentro de la comunidad afroestadounidense en el año 2013 desde el hashtag homónimo.

[4]     Programa de atención médica propuesto por Bernie Sanders que pretendía brindar cobertura a toda la población estadounidense.

[5]     Programa de atención médica que implicó una reforma sanitaria promulgada con carácter de Ley por Barack Obama.

[6]     Propuesta de un conjunto de leyes que buscan abordar de manera integral la emergencia climática y la desigualdad económica.