La potencia de los sueños

Ficha técnica

  • Fecha:
  • Colección:
  • Páginas: 230
  • Medidas: 15 x 23 cm
  • ISBN: 978-987-3687-38-9
  • Arte de tapa: Joaquina Parma

Contribución

Permitimos la libre descarga del PDF de este libro porque consideramos que el dinero no puede ser un limitante para que las ideas que contiene circulen. Agradecemos el aporte que puedas realizar para acompañar a nuestro proyecto editorial autogestivo y a todas las personas que hicieron posible este material.

Seleccionar monto

Selecciona una moneda

El pago será procesado a través de La Periférica Distribuidora.

La potencia de los sueños

Imaginando políticas en la era de la fantasía

Stephen Duncombe

Hubo un tiempo en que las políticas de izquierdas estuvieron cerca de monopolizar la fantasía política. Eran los conservadores los que defendían el statu quo y apelaban para eso a La Realidad, mientras que las corrientes críticas pugnaban por aproximarse a un futuro imaginado como mejor. Actualmente, el capitalismo cibernético y los sectores políticamente alineados al neoliberalismo han tomado la iniciativa sobre el futuro, proveyendo imágenes, relatos, aspiraciones, construyendo auténticas utopías de mercado.

“Primero necesitamos explorar el terreno de la imaginación hoy. Necesitamos separar las manifestaciones actuales de los sueños, estudiar los espectáculos contemporáneos y entender cómo los modernos fabricantes de sentido común canalizan estas dinámicas. Entonces, podremos comenzar a imaginar cómo los deseos populares podrían ser expresados de otras maneras y a través de medios diferentes”. Evitando el rechazo arrogante tanto como la aceptación sin más de la cultura de mercado, Stephen Duncombe propone un tercer enfoque: apropiarse, cooptar y, lo más importante, transformar las técnicas del capitalismo en herramientas para el cambio social.

Reconciliarse con los sueños y las ensoñaciones para recuperar su potencia, no solo para las tareas inmediatas del hacer político sino, sobre todo, en pos de alimentar visiones a largo plazo. No obstante, esas visiones ya no pueden remitir a las vetustas modalidades de la política progresista y revolucionaria de los siglos XIX y XX. Deben nacer de nuevas formas de soñar: colectivas, participativas, dinámicas, sin pretensión de congelar el tiempo histórico. La utopía ha muerto, hagamos posibles las posutopías.

Autorx

Prensa